martes, 28 de enero de 2014

HAY QUE HACER


Hace un tiempo leí un interesantísimo artículo de ALEX ROVIRA. Este texto ha cobrado una gran fuerza con el paso de los días y hoy quiero compartirlo con vosotros por si os sirve como a mi, que casi se ha convertido en un amuleto. Se llama:

“Con saber no basta, hay que aplicarlo; con querer no es suficiente, hay que hacer.”
JOHANN WOLFGANG GOETHE

“No es sabio el que sabe dónde está el tesoro, es sabio aquel que trabaja para extraerlo.”
FRANCISCO DE QUEVEDO
 
Si no hacemos, si no transformamos la realidad a partir de una acción operativa, de nada nos sirven las buenas intenciones.
El conocimiento que no es aplicado, la inteligencia que no se practica, la sabiduría que no nos ayuda a curar los que sufren o a crear prosperidad donde no hay o trabajar para superar una crisis, no es sabiduría, se queda en el territorio de la especulación o de las buenas intenciones. Por lo tanto, hay que hacer para transformar la vida, como escribió Joseph Conrad: “Solo quien no hace nada no comete errores”.
La no acción es una forma de acción elocuente y contundente. La pasividad es una forma de actividad que puede ser ambivalente: a veces puede ser necesaria, pero a veces puede ser perversa. ¿Cuántas cosas se pudren por no regarlas, por no cuidarlas? ¿Cuántas veces por el miedo a cometer un error no nos arriesgamos y, por tanto, lo acabamos cometiendo?
Así, hagamos, equivoquémonos, pero hagamos con la voluntad de no equivocarnos. Es decir, el inconsciente está allí porque es inconsciente y nos hace cometer errores a veces cargados de buenas intenciones, pero realmente vale la pena equivocarse si estamos decididos a entregarnos, a arriesgarnos para lo que anhelamos. Y como dice el aforismo, si no ganamos, aprenderemos, porque lo importante no es lo que nos pasa en la vida, sino lo que hacemos. La vida se construye no solo con las acciones que hacemos, también y muy especialmente con las lecciones que somos capaces de extraer, la reflexión que aportamos y con la reconstrucción de nuestra manera de entendernos a nosotros mismos, a los demás y a la vida a medida que vamos avanzando en este camino.
Y es que ya lo decía Borges: “Los errores son alegres, y la perfección es gris”.
Que tengais una vida alegre y llena de luz.
Besos y abrazos,

Álex