lunes, 12 de mayo de 2014

LA PLUMA



Esa pluma se sostiene con un mimo exquisito.
Como la sonrisa que se posa en los buenos días que me ofreces cada día...
buscando el equilibrio entre tanto desatino,
sorteando los gritos y los golpes de la marea humana con la que convivimos todas las mañanas.

Dedicado a mi compañera y vecina E. P. G.