lunes, 28 de abril de 2014

ILUSIONES ÓPTICAS (DOCUMENTAL)




Los científicos han descubierto que las ilusiones ópticas son uno de los mejores modos para analizar el funcionamiento del cerebro. Una serie de ilusiones y divertidos juegos interactivos consiguen engañar a los ojos y demostrar que es el cerebro el que construye nuestra realidad. El programa mostrará como transformar a cualquier famoso guapo en un monstruo horrible, usando sólo la mente, y también a encoger a un hombre de dos metros hasta la mitad de su tamaño.

A-Z EN DANZA


“El cuerpo siempre se ha considerado como la expresión física del vínculo existente entre el mundo interior y el exterior. Está diseñado para el movimiento y éste es tan natural e importante para la vida como el respirar. El movimiento, equilibra, sana, despierta, infunde energía. Se genera energía psíquica que transformamos en fuerza y conocimiento. Coordina nuestras respuestas físicas y enlaza los hemisferios cerebrales juntando lo intuitivo con lo racional.
Toda danza es gesto y cualquiera de nosotros tiene gestos que son exclusivamente nuestros. Es lo que nos da individualidad y carácter. El gesto une la persona exterior con la interior, y nos sirve como puente para llegar a los aspectos divinos.
La danza invoca y desafía las energías. La acción de esas energías depende menos del talento para danzar, que del hecho de su participación en la danza. Cualquiera que pueda mover alguna parte de su cuerpo puede participar en una danza mágica, aunque no sea más que con el parpadeo de sus ojos o el ritmo de su respiración.
El grado de energía invocada viene determinado por la participación y el significado que se asocia con el movimiento. Todos los gestos y movimientos han de ser simbólicos. Y cuanta mayor significación vinculemos al movimiento, mayor será también la liberación de la energía.

Al bailar la mente reacciona a un nivel más profundo e instintivo. Permite que los pensamientos de todos los días se pierdan en el ritmo de la música. Cuando la danza toma el mando, las restricciones y las inhibiciones de la mente consciente desaparecen.
La danza es el arte del cuerpo, la expresión del ser interior a través de la conciencia del propio cuerpo y del espacio que éste ocupa"

domingo, 27 de abril de 2014

HABLANDO DE SEXO CON ADOLESCENTES (DOCUMENTAL)

Un documental estrenado en 2009 que aborda la percepción del sexo entre los adolescentes españoles. Recoge los testimonios de más de un centenar de ellos entre 14 y 17 años, que hablan con libertad sobre cómo viven y sienten ellos el sexo, sobre sus fantasías, sus carencias en materia de educación sexual y sus miedos.

sábado, 26 de abril de 2014

LA REALIDAD O LA REALIDAD...



A veces "la realidad" puede ser muy distinta... 
Creemos que estamos en lo cierto, que lo que vemos es lo que es, que lo que oimos es la verdad. 
Con el tiempo he aprendido a ser como un caleidoscopio para las personas que me rodean: cada una me aporta "su verdad" y dentro de mi voy recopilando los infinitos puntos de vista que configuran las múltiples realidades. 
Y, ¿cuál es "mi verdad"? mi verdad es la que mis ojos quieren ver, la que mi imaginación quiere idear, la que mi  realidad compone para mi. 
Mi realidad tiene el aspecto de ese puzle multicolor en el que cada pieza se ajusta en forma y tamaño a la que tiene a su lado para dejar paso (ambas) a una imagen más compleja y sorprendente en cada movimiento. 




ENCONTRÉ MÁS REALIDADES AQUÍ

viernes, 25 de abril de 2014

miércoles, 23 de abril de 2014

EL VERBO LEER...

  "El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo. Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre lo dejen, que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz."

Jorge Luis Borges




Añado este artículo de MANUEL MORA MORALES, para que lo leais... si queréis.
Nos estamos empeñando en un sinsentido: obligar a los estudiantes a obtener placer de la lectura. Sin embargo, si no es en el ejercicio del masoquismo, las personas no suelen obtener placer por decreto. Obedecerán, pero ¿disfrutar? ¡Ni por asomo! La desbandada juvenil desde la literatura hacia la televisión y los videojuegos tiene mucho que ver con esa obligación a la lectura. En lugar de acercar los libros a los niños y a los jóvenes, como tesoros por descubrir, estamos empeñados en administrárselos a la fuerza. Ese comportamiento es la mejor garantía para que odien los libros durante el resto de su vida.
No soy el único que piensa esto. La obra Como una novela, del escritor francés Daniel Pennac, comienza así:

“El verbo leer no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo “amar”…, el verbo “soñar”…
Claro que siempre se puede intentar. Adelante: “¡Ámame!” “¡Sueña!” “¡Lee!” “¡Lee! ¡Pero lee de una vez, te ordeno que leas, caramba!”
–¡Sube a tu cuarto y lee!
¿Resultado?
Ninguno.
Se ha dormido sobre el libro. La ventana, de repente, se le ha antojado inmensamente abierta sobre algo deseable. Y es por ahí por donde ha huido para escapar del libro. Pero es un sueño vigilante: el libro sigue abierto delante de él. Por poco que abramos la puerta de su habitación le encontraremos sentado ante su mesa, formalmente ocupado en leer. Aunque hayamos subido a hurtadillas, desde la superficie de su sueño nos habrá oído llegar.
–¿Qué, te gusta?
No nos dirá que no, sería un delito de lesa majestad. El libro es sagrado, ¿cómo es posible que a uno no le guste leer?”[1]


No hace falta decir que continuamos en un sistema de enseñanza autoritario, por mucho que se disfrace de colorines, de juegos y de pizarras digitales. Los planes de estudio más progresistas (que sí han existido, al menos, en los Boletines Oficiales) quedan en letra muerta desde que son puestos en marcha, porque las cúpulas de la autoridad educativa continúan inamovibles, en la edad de las cavernas: directores generales, consejeros e inspectores, salvo honrosas excepciones, suelen pertenecer a esa pesada rémora que lastra penosamente nuestras instituciones educativas e impide el desarrollo adecuado de las nuevas generaciones de profesores. Y, como en el gallinero, las aves que están posadas en los palos más altos van dejando caer sus inmundicias sobre las que se encuentran debajo. Así, hasta llegar a los estudiantes que son los que reciben la parte más nefasta de esta lluvia de tics heredados de la peor pedagogía (que, por cierto, es la que se ocupa más de la propia pedagogía que de los alumnos). Cito el quinto capítulo completo de la obra de Pennac:
“¡Qué buenos pedagogos éramos cuando no estábamos preocupados por la pedagogía!”
[1] Daniel Pennac: Como una novela. Editorial Anagrama. Madrid. 1993. PÁG. 11.

jueves, 10 de abril de 2014

EL AMOR Y EL TIEMPO


H
ubo un tiempo en el que en una Isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban los sentimientos como habitamos hoy en la tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la Tristeza, y todos los otros sentimientos. Un día en uno de esos que la Naturaleza parece estar de malas, el Amor se despertó aterrorizado sintiendo que su Isla estaba siendo inundada.
Pero se olvidó rápido del Miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrieron y tomaron sus barcos y corrieron, y subieron a una montaña bien alta, donde podrían ver la isla siendo inundada pero sin que corriesen peligro. 
Sólo el Amor no se apresuró, el Amor nunca se apresura. Él quería quedarse un poquito más en su Isla, pero cuando se estaba casi ahogando el Amor se acordó de que no debía morir. Entonces corrió en dirección a los barcos que partieron y gritó en busca de auxilio. 
La Riqueza, oyendo su grito, trató luego de responder que no podría llevarlo ya que con el oro y con la plata que cargaba temía que su barco se hundiera. 
Pasó entonces la Vanidad que también dijo que no podría ayudarlo, una vez que el Amor se hubiese ensuciado ayudando a los otros, ella, la Vanidad, no soportaba la suciedad.

Por detrás de la Vanidad venía la Tristeza que se sentía tan profunda que no quería estar acompañada por nadie.

Paso también la Alegría, pero esta tan alegre estaba que no oyó la súplica del Amor.
Sin esperanza el Amor se sentó sobre la última piedra que todavía se veía sobre la superficie del agua y comenzó a menguar.
Su llanto fue tan triste que llamó la atención de un anciano que pasaba con su barco. El viejito tomó al Amor en sus brazos y lo llevó hacia la montaña más alta, junto con los otros sentimientos.
Recuperándose, el Amor le preguntó a la Sabiduría quién era el viejito que lo ayudo... a lo que ésta respondió..... "El Tiempo"..... el Amor cuestionó: ..."¿Por qué solo el Tiempo pudo traerme aquí?".... La Sabiduría entonces respondió:

"Porque sólo el Tiempo tiene la capacidad de ayudar al Amor a llegar a los lugares más difíciles"...





Dedicado a C. y a L. ,que acaban de salir de la isla

 y buscan el modo de llegar a Tierra firme.


domingo, 6 de abril de 2014

¿IZQUIERDO O DERECHO?

He visto estas imágenes tan espectaculares en ELTALLERDEDIBUJO

video





SOY EL CEREBRO IZQUIERDO
Soy un científico. 
Un matemático. 
Amo lo conocido. 
Yo categorizo. 
Soy preciso. 
Lineal. 
Analítico. 
Estratégico. 
Yo soy práctico. 
Siempre bajo control. 
Un maestro de las palabras y el lenguaje. 
Realista. 
Calculo ecuaciones y juego con los números. 
Yo soy ordenado. 
Lógico. 
Sé perfectamente quién soy.


SOY EL CEREBRO DERECHO
Soy la creatividad. 
Un espíritu libre. 
Soy pasión. 
Deseo. 
Sensualidad. 
Sueno como una carcajada. 
Soy el sabor. 
El tacto de la arena bajo los pies. 
Soy movimiento. 
Los colores vivos. 
La urgencia de pintar en un lienzo en blanco. 
Soy la imaginación sin límites. 
Arte. 
Poesía. 
Siento. 
Percibo que soy todo lo que he querido ser.




A ver qué te parece esta explicación del CEREBRO OPTIMISTA

Y si quieres continuar ampliando, te dejo este enlace  de LA NOCHE TEMÁTICA en el que encontrarás más documentales relacionados con el cerebro


MATERIAL DE LA 3ª EVALUACIÓN



Lápices y rotuladores de colores surtidos
Rotulador negro de punta fina
Tijeras
Pegamento
Revistas y periódicos para recortar
Témperas “Pajarita”: amarillo oro, magenta, cian, blanco.
Pinceles redondos nº 3 y nº 10 (los números son orientativos, aquí tenéis los grosores recomendables)
Láminas gruesas
Cubitera blanca o similar para mezclar a modo de paleta.
Trapo
Bote de plástico
Papeles de colores (retales de cartulinas, charol, seda, folios…)
Rotulador permanente negro de punta fina





jueves, 3 de abril de 2014

¿PODRÍA SERVIR?



Saber para ser
Ser  para vivir
Vivir para hacer
Hacer para poder
Poder para crecer
Crecer para estar
Estar para saber